Arte egipcio: conozca el fascinante arte del Antiguo Egipto

Arte egipcio: conozca el fascinante arte del Antiguo Egipto
Patrick Gray

Entendemos por arte del Antiguo Egipto todas las manifestaciones artísticas producidas por este pueblo entre el 3200 y el 30 a.C. aproximadamente.

Fue a orillas del río Nilo, fundamental para su crecimiento y evolución, donde nació una de las civilizaciones más importantes y originales de todos los tiempos: el Antiguo Egipto.

Ver también: La película Girl: análisis

El arte egipcio adoptó principalmente la forma de pintura, escultura y arquitectura, siendo estrechamente vinculada a la religión La expresión artística tenía entonces la función de acercar a los humanos y a los dioses, reflejando diversos preceptos religiosos.

También estaba anclada en la idea de la muerte como paso a otro plano, donde el faraón (que tenía poderes de carácter divino), sus familiares y también los nobles podían seguir existiendo.

Máscara mortuoria de Tutankamón, 1323 a.C.

Por lo tanto, era necesario preservar sus cuerpos mediante la momificación y también producir objetos para esta nueva realidad que estaba por llegar. Así es como los arte funerario con las estatuas, jarrones y pinturas que decoraban las tumbas.

Estas creaciones representaban a los dioses y a los faraones, narrando episodios mitológicos, acontecimientos políticos y momentos de la vida cotidiana, al tiempo que reflejaban la jerarquía y la organización social de la época.

Siguiendo un conjunto bastante estricto de normas y técnicas de producción, entre las que se encontraba la ley de la frontalidad en la pintura, los artistas eran anónimos y realizaban una tarea que se consideraba divina.

Aunque estas normas han dado lugar a una gran continuidad a lo largo de los siglos los distintos periodos históricos aportaron pequeños cambios e innovaciones en la forma de crear de los egipcios.

En Imperio Antiguo (3200 a.C.-2200 a.C.), la arquitectura estuvo marcada por grandes obras que pretendían exhibir el poder del faraón, como la Esfinge y las pirámides de Guiza. Reino Medio (2000 a.C. a 1750 a.C.), la pintura y la escultura adquirieron protagonismo.

Pintura en la tumba de Nebamun que representa a músicos y bailarines

Por un lado, mostraban imágenes idealizadas de la familia real; por otro, empezaron a incluir figuras del pueblo (como escribas y artesanos), más expresivas y naturales.

Cierta libertad artística se intensificó en el Nuevo Imperio (1580 a.C. a 1085 a.C.), por ejemplo, a través de las famosas estatuas con cráneos más alargados.

Dueños de una sociedad y una cultura muy desarrolladas, los egipcios también exploraron diversos temas complejos, como las matemáticas y la medicina, e incluso tuvieron una sistema de escritura .

Gracias a las excavaciones arqueológicas que tuvieron lugar durante el siglo XIX, pudimos descifrar sus jeroglíficos, lo que nos permitió comprender mejor sus valores, modos de vida y artefactos.

En definitiva, podemos decir que el Antiguo Egipto dejó un enorme legado artístico y cultural que sigue fascinando a innumerables visitantes y curiosos de todo el mundo.

Pintura del antiguo Egipto

En la pintura egipcia, las convenciones para la creación eran muy fuertes y la forma en que se ejecutaban determinaba la calidad de la obra. Una de las reglas principales era la ley de frontalidad que ordenaba pintar los cuerpos con dos ángulos diferentes.

El torso, los ojos y los hombros debían aparecer en posición frontal, mientras que la cabeza y las extremidades se presentaban de perfil. La intención de esta posición tan inusual era subrayar las diferencias entre el arte y la realidad.

La corte de Osiris, parte de la Libro de los Muertos

A menudo los dibujos iban acompañados de jeroglíficos; es lo que ocurre en Libro de los Muertos Las tintas, que se producían a partir de minerales, acababan desgastándose con el tiempo.

Estos cuadros estaban marcados por un conjunto de simbologías presentes incluso en los colores Por ejemplo: el negro representaba la muerte, el rojo significaba energía y poder, el amarillo simbolizaba la eternidad y el azul rendía homenaje al Nilo.

Viviendo en una organización social con roles y jerarquías extremadamente definidos, los egipcios crearon pinturas que expresaban estas divisiones. Así, el tamaño de la imagen presentado en las imágenes no dependía de la perspectiva, sino de su importancia en el tejido social, de su poder.

Pintura de la tumba de Nebamun que muestra al faraón cazando

Presente en la decoración de objetos y edificios, la pintura era un elemento importante en la ornamentación de las tumbas de los faraones. Además de representar dioses y episodios religiosos, también se centraba en el que había muerto, ilustrando escenas de batallas o imágenes cotidianas, como la caza y la pesca.

También hay que señalar que estos retratos distaban mucho de ser una copia fiel, presentando en cambio una fisonomía idealizada En el periodo del Imperio Nuevo, sin embargo, la pintura egipcia comenzó a presentar más innovaciones, con más movimiento y detalle.

Escultura egipcia

Las esculturas egipcias eran extremadamente ricas e importantes en su cultura, habiendo proporcionado a los artistas una más espacio para la creatividad y la innovación.

Estatua de Cleopatra VII Filopator

De dimensiones monumentales o reducidas, en forma de bustos o figuras de cuerpo entero, estas obras presentaban una enorme variedad.

Además de los faraones y sus familias, también se inspiraban en ciudadanos egipcios corrientes (como artistas y escribas), así como en diversos animales.

En algunos periodos, como el Imperio Medio, las normas fueron más estrictas, con representaciones similares e idealizadas. En otras fases, sin embargo, la escultura mantuvo un buen ojo para los detalles de quién estaba siendo retratado.

Estatua El Escribano Sentado, 2600 A.C.

Así, este tipo de expresión artística reproducía características y rasgos físicos, mostrando también el estatus social de cada persona.

El escriba sentado En la pieza, encontramos a un hombre de mediana edad ocupándose de sus asuntos, como si esperara a que el faraón o algún noble le dictaran el texto.

Sin embargo, el esculturas funerarias Las imágenes egipcias eran las más suntuosas y por ello permanecen más presentes en nuestro imaginario. Es el caso de imágenes icónicas como la máscara mortuoria de Tutankamón y el busto de Nefertiti.

Busto de Nefertiti, obra del escultor Thutemose, 1345 a.C.

Este último ejemplifica la forma en que los principios de la escultura han cambiado con el tiempo, y ha habido momentos extremadamente originales.

Nefertiti, esposa del faraón Aquenatón, pertenecía a los Período de Amarna En aquella época, por razones que desconocemos, la familia real se representaba con cráneos alargados.

Arquitectura egipcia

Por sus enormes y memorables obras, la arquitectura del Antiguo Egipto sigue considerándose un enorme legado de la humanidad.

Mientras que las casas y los edificios militares se hacían de forma práctica, para servir a sus funciones, templos, santuarios y tumbas Estaban pensadas para durar una eternidad, de ahí que fueran obras tan laboriosas, costosas y robustas, que han llegado hasta nuestros días.

Ver también: Las 12 mejores comedias de todos los tiempos

Las pirámides de Giza, Patrimonio Mundial de la UNESCO

A Necrópolis de Giza La Gran Pirámide de Guiza, una de las Siete Maravillas del Mundo, fue construida entre 2580 a.C. y 2560 a.C. por el faraón Keops.

Su intención era construir un hogar eterno, digno de su familia, donde pasar esta "segunda vida". Su técnicas de construcción fueron innovadores y, a día de hoy, despiertan el interés y la curiosidad de muchas personas.

La Gran Esfinge de Giza

Aún en Giza, tenemos el Gran Esfinge que tiene 20 metros de altura y se construyó para representar al faraón Kefrén durante su reinado (2558 a.C.-2532 a.C.).

La figura, que tenía cabeza de ser humano y cuerpo de león, formaba parte de la mitología egipcia y estaba relacionada con el culto a las divinidades.

Conozca también




    Patrick Gray
    Patrick Gray
    Patrick Gray es un escritor, investigador y empresario apasionado por explorar la intersección de la creatividad, la innovación y el potencial humano. Como autor del blog "Culture of Geniuses", trabaja para desentrañar los secretos de equipos e individuos de alto rendimiento que han logrado un éxito notable en una variedad de campos. Patrick también cofundó una firma de consultoría que ayuda a las organizaciones a desarrollar estrategias innovadoras y fomentar culturas creativas. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones, incluidas Forbes, Fast Company y Entrepreneur. Con experiencia en psicología y negocios, Patrick aporta una perspectiva única a su escritura, combinando conocimientos basados ​​en la ciencia con consejos prácticos para lectores que desean desbloquear su propio potencial y crear un mundo más innovador.